Publirreportaje | Vidriería Nacional. 50 años no se cumplen todos los días!

hace 1 año

Fue el sábado 6 de agosto de 1966 cuando Don Eduardo Patiño Jaramillo y su socio inicial el Señor Samuel Henao, abrieron por primera vez las puertas de la Vidriería Nacional. Sin mucho capital y con más incertidumbres que certezas, el sueño comenzó a gestarse en el Barrio Campo Hermoso de Manizales, con un total de 4 empleados y 2 camionetas pequeñas. Con el apoyo incondicional de la empresa Peldar se convirtieron en los distribuidores exclusivos de la marca.

En 1990 construyeron su sede principal en la Carrera 19 con calle 27, y la sede de Campo Hermoso pasó a ser una sucursal que atendía los procesos industriales de empresas como Mabe e Iderna. Durante 47 años, Don Eduardo y su equipo de colaboradores se encargaron de convertir a la Vidrieria Nacional en una empresa sólida, cumplidora de las normas y prestadora de un servicio de alta calidad a sus clientes.

Don Eduardo decidió conformar un equipo de trabajo al cual vendío la empresa, ese equipo es el que actualmente gerencia la empresa y el que trabaja diariamente por mantener el legado de tantos años.

Vidriería Nacional se ha distinguido por brindar a sus clientes soluciones de seguridad, bienestar y confort, con productos y servicios respaldados por la alta calidad y la amplia experiencia en el mercado del vidrio.

En Camacol Caldas queremos hacer un especial reconocimiento a nuestra empresa afiliada VIDRIERÍA NACIONAL y a sus colaboradores por los 50 años de trayectoria comercial, basados en la honestidad y la transparencia. También queremos destacar y resaltar la importante labor de Don Eduardo Patiño Jaramillo y la de su esposa Consuelo García Aristizabal por su gran aporte a la fundación y consolidación de la empresa.